Ci Vediamo!

gsfsgdfg.jpg
Fotos: Luis Benítez (Sassari, Italia)

Parafraseando una mítica canción, “para empezar, diré que es el final”. Como con toda puerta que cerré en mi vida, me he dado la oportunidad de respirar nuevos aires. Decidí que las etapas también tienen final cuando éste es aparentemente duro de agarrar. Y es que lo fácil, a veces, caprichosamente se disfraza de difícil: difícil dejarlo todo y volver a empezar. Difícil es decir que no a la estabilidad. Difícil es dejar una ciudad, un país, un trabajo y mil amigos. Difícil es dejar de ver un salario a final de mes sin preocuparte de no saber cómo comerás mañana. Tonterías. Lo difícil es simple y llanamente no hacer lo fácil. No tomar decisiones. No seguir lo que nos marca el corazón. Eso sí que es complicado. Hoy empiezo una nueva aventura en un país que siempre flirteó conmigo. Italia siempre me miraba con sonrisa pícara giñándome el ojo cuando me descuidaba, y susurrándome al oído todo lo que quería escuchar de tal bella dama. Después de varias cortas aventuras, le miré de frente y le prometí el amor más eterno que se puede regalar en un mes, pues mi playa española del alma sigue siendo ese idilio tan platónico y no caduco, y se pondrá celosa si en verano no le regalo amor.

El que me conoce al menos un poco sabe perfectamente que no hay nada que me fascine más que las historias rocambolescas, especialmente cuando soy partícipe en ellas. Si a esto le sumamos varios factores como el de viajar, vivir otras culturas y cruzarme con gente que me trata como en casa, el resultado es evidente. Después de un largo viaje en avión, con escala incluida y huelga de controladores aéreos, la soleada Cerdeña me recibía con una abundante lluvia que no consiguió aguar mi fiesta. Para el que no tenga idea de cómo ni por qué he venido a parar a Sassari le diré que, a través de una página web llamada Work Away, encontré con mi querido amigo Paco (que llegará el martes) un antiguo convento del siglo XV pegado a una iglesia del XI llamada San Pietro di Silki. La gente que vive en el convento y que trabaja aquí y mantiene todo en condiciones ofrece cama y comida en una auténtica mansión de tropecientos metros cuadrados, a compartir con un matrimonio formado por los amabilísimos Angela y Gavino Piu. A cambio, colaboración durante unas horas al día en los proyectos que realizan. Aunque aún no he empezado a realizar mis competencias, trabajaré en el campo y en todo aquello que se me precise, y colaboraré con proyectos sociales, como preparar y arreglar una residencia que dará cabida a 20 refugiados. Ya os contaré qué tal.

img_1339

¿Cómo fue la llegada?

Imaginen una noche lluviosa y oscura de primavera, llegando en camioneta con un completo desconocido a un antiguo convento del siglo XV, en una pequeña ciudad italiana en la que nadie es conocedor de tu existencia. Además, el attrezzo es muy particular: capilla, confesionario, esculturas de santos y antiquísimas pinturas secundan un ambiente en el que cualquier sonido es perfectamente perceptible. Tres plantas de austeridad plena para mí y un matrimonio que conocí ayer, que ni siquiera duerme en mi misma planta. Sé de más de uno que no hubiese sido capaz de conciliar el sueño ni bajo la protección de la manta que cubre una cama en la que apenas quepo. Pero lejos de sufrir miedo, me siento vivo. Hoy por lo contrario el sol decidió aparecer sin atisbo de timidez. Me han llevado al súper y me han invitado a comer. He seguido conociendo gente estupenda. Después me han enseñado todo el campo. Me están tratando tan bien que inconscientemente sospecho que algo va a salir mal. Y es que, lamentablemente, vivimos en una sociedad tan egoísta que nos contamina de tal manera que cuando nos cruzamos con gente que nos da sin esperar demasiado a cambio, desconfiamos. Es por todo esto que de esta experiencia espero aprender no sólo mucho italiano, sino también mucho de lo humano.

¡Os seguiré contando! Ci vediamo presto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s