El capricho del destino

IMG_6956.jpg
Fotos: Luis Benítez (Bangkok, Tailandia)

Dicen que el destino es aquello que se cruza en tu camino sin poder controlarlo, que es independiente al vuelo de una mariposa y al efecto de lo más poderoso, porque es invariable y si está escrito, inmutable. Tal vez estaba predeterminado que mi viaje a Tailandia estuviera desde su inicio marcado con letras que escriben la Historia. Hoy, tras tres jornadas en Bangkok, día 13 de octubre de 2016, el rey ha pasado a mejor vida. Tal vez, y para los que nunca pisaron suelo tailandés, esta noticia pase desapercibida, pero para los que hemos tenido la oportunidad de comprobar la devoción que sienten todos por su rey, no es una noticia más.

Hoy, los millones y millones de personas que en algún momento de sus vidas le tuvieron como referente durante los 70 años de su reinado no han perdido sólo a un monarca, sino a un padre convertido en deidad. Porque el rey aquí, efectivamente, y ahora más que nunca, es divino. En las casas, su rostro empapela las paredes. En los dormitorios, su imagen también reina, estando presente además en calles, tiendas y restaurantes. La gente literalmente llora la muerte de la influencia más magna de la historia de este país. Nación que un día olvidó sus diferencias, y en gran parte, gracias a la figura de Bhumibol Adulyadej. Me siento a escribir estas líneas en la puerta de mi hostal, y ya son varias las lágrimas que he podido observar en la gente que pasa. Las pequeñas tiendas han cerrado de repente, y los bares, al menos algunos, clausurarán sus puertas durante un par de días en señal de luto y respeto. En Tailandia hoy gobierna la incertidumbre de no saber si serán los militares los que abrazarán el poder o el príncipe dará un paso al frente. Pase lo que pase, hoy no es un día más. Mañana, a las 8 de la mañana, tendremos más noticias oficiales, y yo seguramente vaya al hospital donde murió para vivir el momento en que mueven el cuerpo al Palacio Real. Aunque sí que hay varias certezas indudables para los próximos soles: la moneda caerá, el país se parará y las lágrimas seguirán cayendo, pues la fidelidad de este pueblo a su rey está por encima de las circunstancias.

img_7075

Anuncios

5 comentarios sobre “El capricho del destino

  1. Si un hombre ama a su pueblo, el pueblo tambien le amará.
    Que lo que ahora ocurra con Tailandia, espero sea lo mejor para su pueblo, que necesita vivir en paz, con oportunidades de progreso y sin la corrupción que rogamos para todas las naciones del mundo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s