La vida, como la Tierra, es redonda.

Cuenta la leyenda que una de las cartas de un mercader italiano llamado Marco Polo llegó, casi dos siglos después de ser escritas, a las manos de un lozano aventurero que vio encendidas la imaginación y la ambición de su lado más apasionado. Tanto fue así que ese joven llamado Cristóbal Colón poseía un ejemplar de uno de los libros en los que Polo relataba acerca de sus fascinantes viajes por Asia. En la época del veneciano Marco, inmerso en la segunda mitad del siglo XIII, el conocimiento en Europa sobre el mundo no llegaba más allá de Oriente Medio, en lo que se suponía que era una Tierra completamente plana, con límites custodiados por monstruos y vacíos infinitos. A las pocas noticias que arribaban a nuestros lares les sobraban misticismos y les faltaban veracidades; los mapas eran muy poco fiables, y la imaginación de los aventureros, viajeros y comerciantes distorsionaba la realidad al carecer por completo de rigor científico.

IMG_0761.jpg

La caída de Constantinopla en 1453, que se establecía como la puerta de Oriente entre Europa y Asia, supuso un antes y un después en el tráfico y comunicación entre ambos continentes, dado el interés y el comercio generado por el oro y carísimas especias como el jengibre y la canela. La increíble catedral de Santa Sofía, que tuve la suerte de admirar en mi visita a Estambul, fue convertida de iglesia a mezquita simbolizando el fin de la milenaria ruta que transportaba las riquezas al Viejo Continente. Nacía entonces la imperante necesidad de encontrar itinerarios alternativos a las rutas de la seda y la marítima, ahora controladas por los turcos.

Por su parte, la religión imperante ya no dictaba sentencia para aquellos que salieran de lo estrictamente establecido, y comenzó a desarrollar su ímpetu evangelista. El cristianismo, en largas guerras con los musulmanes, ansiaba conquistar para monopolizar el mundo a través de sus creencias.

Esta Europa maduraba mientras se alejaba de anteriores maneras de afrontar la existencia, resituando al hombre como centro mismo del universo. Se atravesaba a finales del XV una época marcada por el desarrollo del Humanismo, que liberaba a los hombres de la pesada carga de la teocracia. Ahora el ser humano sentía libertad para perseguir sus deseos de fama, gloria, riquezas y aventuras. También se experimentaron grandes avances científicos, cartográficos y astrológicos. Vinieron siglos de evolución, de renacimientos, de genios multidisciplinares como Da Vinci y de apertura a la filosofía. Se vuelve a recuperar, por fin, el debate de la esfericidad del planeta. Es entonces cuando, desafiando los límites de lo conocido, la figura de Colón adopta un papel fundamental en la Historia.

IMG_1102

La palabra serendipia se define como aquello que se encuentra por accidente, un hallazgo personal que aparece sin haber sido buscado. Para Colón, que moriría sin saber que la tierra que pisó por vez primera en 1492 no era Asia, no hubo serendipia alguna. Aquello con lo que se topó era un magno continente que establecería para siempre una conexión con Huelva, España y los imperios de la aún joven Europa que continuaría su expansión para dominar el mundo. Y lo haría con tres bastos pilares fundamentales como bandera: la filosofía griega, el derecho romano y el cristianismo.

Pocos acontecimientos han tenido tanta trascendencia en la Historia de la humanidad como el encuentro entre dos mundos que comparten mucho más que una lengua. Sin disimular oscuridades ni obviar las sombras de todo proceso de colonización y conquista de la época en la que se produjo la llegada de los españoles a las tierras iberoamericanas, vivimos en un momento en el que debemos centrarnos en la maravillosa conexión de dos tierras tan dispares como eternamente vinculadas, y la posibilidad de seguir estableciendo relaciones en el futuro entre nuestras sangres, ambas latinas.

Si bien en el presente nos une un mágico lazo, las posibilidades futuras se erigen como una infinita caja de bellas epopeyas. Cada lado de dicha unión es afortunadamente único y singular, pero aquello que nos une no debiera centrarse en pasados. Eso sí, no podemos olvidar la Historia para no volver a cometer los errores de antaño. Y es que en eso consiste precisamente el devenir del ser humano; aunque a lo largo de su existencia haya demostrado ser el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, nos conviene aprender del ayer para mirar al futuro con ilusión.

Decía Cristóbal Colón que “el mar dará a cada hombre una nueva esperanza, como el dormir le da sueños”. Aquel loco obstinado en una idea previamente rechazada por Portugal consiguió embaucar a los Reyes Católicos en el éxito de la Empresa de las Indias. Así, y gracias a su relación con los monjes de La Rábida, logró juntar a una tripulación de andaluces para surcar los desconocidos mares del Océano Atlántico. Les debió convencer, primeramente, de que la Tierra no era plana. Ardua tarea en un mundo donde los no eruditos y estudiosos pensaban que detrás de cada horizonte llegaría el abismo.

IMG_9889.jpg

Hoy elijo quedarme con el pleno convencimiento de que no hay imposibles. En una sociedad en la que le tenemos miedo a tener miedo, intentaré aplicar aquello que nos deja como enseñanza la efeméride de 1492: no existen horizontes que no se puedan navegar, en un mundo en el que no hay más límites que aquellos que nosotros mismos queramos establecer.

La vida, como la Tierra, es redonda.

Anuncios

Discurso Presentación de mi Libro

Gracias. Qué bonita palabra. Y qué necesaria. Gracias a todos vosotros por ser partícipes de este día tan especial y estar conmigo. Gracias a aquellos que han hecho posible que hoy nos sentemos aquí: la Diputación y las personas que forman parte de ella, como Lucía, Ana Clara, los técnicos, Agustín Medina. Gracias a Lauro Anaya y Paco Ruano por esta presentación tan maravillosa. Gracias a El Libro Feroz (Francisca y Javier) y Gustavo por sus orientaciones a la hora de resolver todas mis dudas con la publicación. Gracias a Erick Alcántara, por la dedicación y pasión entregadas en el diseño de la cubierta, en la que cada elemento tiene su significado. Gracias a mi familia (mi padre, mi madre, mis hermanas, Manuela, mis cuñados), que siempre me han apoyado y han estado presentes en la distancia y desde el cielo en los momentos más duros. Y a mis amigos, siempre acompañando y siendo también soporte fundamental. Gracias a ti, vida, por ponerme en tesituras que me ayudan a crecer cada día. Y gracias, tal y como dejo claro en el libro, a todos aquellos soñadores anónimos con los que me voy cruzando, porque me han ayudado sin saberlo, bien a través de conversaciones, grandes amistades o simples miradas, a escribir no sólo este libro sino también mi camino. Porque ellos son realmente los que han creado estas líneas, convirtiéndome en un mero intérprete de las luces de sus sueños y las oscuridades de sus murallas, siempre salvadas. Tan necesario es el negro como el blanco, tan ineludibles son los momentos amargos como necesaria la muerte para la vida, y las crisis para levantarnos.

Como muchos sabéis, un día decidí romper con todo y materializar una idea que aunaba muchas de mis pasiones: la de viajar, la de escribir y la de inmortalizar a través de la fotografía; la de conocer nuevas culturas y agitar la vida. Pero este proyecto nació de la observación del mundo y su día a día. Vivimos en una sociedad acelerada en la que muy a menudo vamos caminando por inercia sin saber si la dirección que tomamos es la que verdaderamente nos hace felices. ¿Cuántas veces nos hemos preguntado a nosotros mismos cuál es nuestro sueño? Seguro que muy pocas, o al menos insuficientes. Y cuando nos lo preguntamos, ¿hacemos verdaderamente todo lo posible por alcanzarlos? Aunque paradójicamente no lo practiquemos a menudo, nos encanta hablar de nuestros sueños. Existe una reacción muy habitual en aquellos a quienes les pregunto. No han sido pocos los que, en mitad de conversaciones muy fluidas, detienen el discurso al ser cuestionados por sus sueños, inclinando el cuerpo hacia atrás, y de forma incrédula llegan a la conclusión de que no lo saben; de que no lo sabemos. ¿Cómo nos es posible vivir en plenitud sin saber por qué motivos lo hacemos? Un coche no anda sin motor, así como nos será imposible lograr objetivos sin esos sueños que nos muevan. Esa meta, tengamos la forma que tengamos, seamos de la raza que seamos, nacionalidad, edad, género o situación social… da igual. El destino siempre es el mismo: la felicidad. Nunca existió un solo ser humano que no ansiase ser feliz. Es lo que nos une, y nuestros sueños, los que nos motiva.

Como siempre digo, añoro ese tiempo en el que soñábamos con imposibles. Debemos desaprender y volver a creer que podemos volar. Decía Picasso “desde pequeño pintaba como Rafael, pero me llevó toda una vida aprender a dibujar como un niño”. Ese niño que, añado yo, abraza de forma diaria la verdadera libertad. Libertad de elegir, libertad de hacer, libertad de sentir.

¿Qué nos pasó? ¿Qué nos llevó a confundir ser realistas con dejar de soñar? La respuesta es simple y certera: el miedo. Siempre lo fue. Y resulta paradójico que nos amoldemos a algo tan incómodo y que sea la prosperidad de nuestras ilusiones de lo que nos sintamos tan lejos. Esta sociedad, que es producto de nuestro hacer, y responsabilidad propia, no ajena, aliena nuestra creatividad a la hora de imaginar cómo queremos que sean nuestras vidas, y acabamos convenciéndonos a nosotros mismos de que esto no es una película y de que no debemos ser ese actor que olvidó su guion. Observo que la gente desfila continuamente por la pasarela de la vida y lo que copa sus días no es más que trabajar con el objetivo de poseer: poseer un coche, cuanto más caro mejor, a ser posible, para aparentar. Poseer una casa aunque su precio nos obligue a vivir con el agua al cuello durante los próximos veinte años, y ¿para qué? ¿Para vivir con la estabilidad de tener techo dentro de treinta? ¿Y si nuestra vida no dura tanto? O lo que es mejor, ¿y si descubrimos que en el camino que tomamos para realizar nuestros sueños la vida nos ofrece una alternativa que nos hace realmente felices y además pone comida en nuestro plato y bebida en nuestro vaso?

Urge una necesidad imperiosa de romper con los moldes; pongamos pues la premisa de que no existen límites cuando nos preguntemos a nosotros mismos cómo desearíamos vivir a partir de ahora. Abandonemos las barreras, y los “si yo pudiera…”. Deroguemos los condicionales y los pretéritos para empezar a pensar en presente. Convenzamos a nuestro corazón de que todo es posible, y a nuestra conciencia de que nunca es demasiado tarde. Y dejemos de poner como excusa el dinero, dibujando esperanza donde sólo vimos miedos. Ha llegado el momento de abrazar el miedo, porque éste sólo es malo cuando nos detiene.

Podría hablaros de Kevin, un luchador hawaiano de 65 años que vive en Tailandia y entrena cada día Muay Thai, arte marcial milenario. Lo hace aún con la certeza del peligro que supone exponer a su lleno de enfermedades cuerpo a la lucha y con la recomendación de su médico de descansar, pues corre el riesgo de morir sobre el ring. Pero la lucha es su sueño. Podría hablaros de Red, una chica que fue salvada de niña por la ONG para la que a día de hoy dedica su vida entera, porque su anhelo es levantar su país, que necesita de gente valiente que despierte cada día con el objetivo claro de salvar vidas maltratadas. Podría hablaros asimismo de Chum Mey, uno de los dos supervivientes aún con vida del genocidio de los años 70 por parte de los Jemeres Rojos, o de cómo superó torturas indescriptibles, y el asesinato de su familia a sangre fría. O de los niños que viven en situaciones deleznables e indeseables, o de aquellos que sufren las consecuencias de guerras que nunca eligieron. Todos son parte de este libro que hoy os presento.

Para mí, las personas más sabias son aquellas que son felices. Ellas son de las que uno más debe aprender, a través de la observación de su manera de ver la vida y de sus experiencias, que hablan por sí mismas. Yo quiero ser feliz, pero también sabio; y no hay mayor sabiduría que apreciar las grandezas de las propias raíces: mi infancia, mi adolescencia, mi tierra. Por mucho que viaje, Andalucía y, para ser más concretos Huelva, siempre será mi rincón favorito. Mis raíces también son mis sueños, y convencido estoy de que algún día volveré para quedarme y mi principal vocación será intentar hacer de esta tierra un lugar mejor.

Nunca dejéis de preguntaros por vuestros sueños. Os quiero.

Preventa de mi libro :)

VENDIDO – SOLD OUT

libro

Para adquirir la versión digital, que se puede abrir en cualquier tipo de dispositivo electrónico, haz click aquí y selecciona forma de pago, indicando tu dirección de email.

eBook395

Rueda de prensa. Presentación proyecto en Latinoamérica.

Diputación de Huelva __ El 525 Aniversario recupera la magia del encuentro entre dos Mundos con el proyecto “Crónicas del 525”.jpg

El 525 Aniversario recupera la magia del encuentro entre dos Mundos con el proyecto “Crónicas del 525”

Actualizada el 17/05/2017

El periodista, Luis Benítez, será el encargado de revivir a través de imágenes y crónicas, el viaje que ya trazó Cristóbal Colón desde Huelva hasta América

La Diputación de Huelva a través de la oficina del 525 Aniversario del Encuentro entre dos Mundos, ha presentado el proyecto periodístico “Crónicas del 525” realizado por el periodista y fotógrafo onubense, Luis Benítez, y enmarcado dentro de las actividades que conmemoran la efeméride.

“Crónicas del 525” es una actividad que rememora, desde la óptica contemporánea, los relatos de los antiguos cronistas de Indias con el objetivo de conservar la información que se tenía de América. De este modo, la visión que se trasladaba a Europa de las nuevas tierras recién encontradas fueron, en buena parte, narrada por los cronistas de Indias.

Con esta filosofía de ser fiel narrador del encuentro entre Huelva y América, la diputada de Cultura, Lourdes Garrido, ha señalado que el proyecto “nos emocionó desde el principio debido a que al igual que hace 525 años, desde Huelva comenzamos un viaje que nos lleva a lo desconocido y a reencontrarmos con personas con las que vamos a compartir experiencias”.

En este sentido, Garrido aclara que a través de la palabra y la imagen “todos los onubenses reviviremos el sueño que ya trazára Cristóbal Colón, reinventando desde la mirada y los medios técnicos actuales, todo lo que compartimos Huelva y América”.

Por su parte, Luis Benítez, ha agradecido a la Diputación de Huelva “su disponibilidad e interés en el proyecto” al mismo tiempo que se muestra “ilusionado por llevar la filosofía del 525 Aniversario del Encuentro entre dos Mundos” plasmando las experiencias, los gestos y tradiciones de Latinoamérica.

Benítez ha indicado que “el hecho de haber nacido en el lugar desde el que se inició la aventura hace 525 años me otorga una perspectiva, y una atractiva oportunidad de volver a realizar un camino que, tal y como hicieron los cronistas de entonces, poder plasmar a través de mis escritos”.

“Crónicas del 525” podrá ser seguida a través del sitio web del 525 Aniversario del Encuentro entre dos Mundos y desembocará, finalmente, en la edición de un libro que a modo de las antiguas crónicas, plasme la ruta realizada.

La misma ruta 525 años después
Para la primera parada está reservado el destino de Cuba. El motivo principal es la gran relación que guarda la isla con la llegada de los españoles el 12 octubre de 1492. Su cercanía a la isla de San Salvador, donde arribaron las tres carabelas de comandaba Cristóbal Colón, así como su riqueza cultural, hacen de Cuba un lugar perfecto para iniciar la aventura. México y Perú son probablemente los países que, junto a Bolivia, se establecen como fundamentales a la hora de comprender lo que supuso el encuentro entre dos mundos.

¡Ya tengo la portada de mi primer libro!

Cargado con una mochila, una cámara al hombro y un lápiz abrazado a mi libreta narro en este primer volumen mis andanzas desde que, en una cálida mañana de octubre, saliera de su casa con una sonrisa cargada de ilusiones. Mi destino, no antes sin pasar por la mágica ciudad de Londres, era el magno Sudeste Asiático. Tailandia, Laos, Vietnam y Camboya fueron palabra a palabra rellenando este diario de viajes que recoge experiencias y reflexiones personales. Todo ello entrelazado con fortuitos encuentros, buscadas entrevistas y conversaciones con soñadores anónimos que van vertebrando un relato en el que también se cuenta mi propia historia como viajero.

portada con bleed

La portada es fruto del genial trabajo del artista mexicano Erick Alcántara (The Unlaw)

Concurso Destino Sudamérica

Éste es mi vídeo presentación para el concurso de Destino Sudamérica 2017. Para votar por mí, podéis clicar en el siguiente enlace y darle al “me gusta”: PARTICIPANTE Luis Benítez.

¡¡Mil GRACIAS!! 🙂

Además os dejo mi carta de propuesta:

Cuando la pasión de viajar y la de compartir se aúnan en una misma ilusión, los días se hacen cortos y la quimera apasionada. Desde mi temprana adolescencia tuve la sana costumbre de compartir a través de la escritura lo que mi corazón dictaba. Más tarde aprendí que la música y la imagen eran perfectos compañeros de viaje de las palabras, y comencé a dominar el arte audiovisual. Mi currículo dice que soy periodista, aventurado viajero, escritor, amante de la fotografía y soñador empedernido. Haber vivido en multitud de países abrió mi mente, y la experiencia me obligó a amar la diferencia. También aprendí que el mundo es enorme, y el tiempo en él limitado.

Siempre me llamó la atención el modo en que, a medida que crecemos, nos alejamos de lo increíble y olvidamos las fantasías de la niñez. Añoro ese tiempo en que hasta volar era posible, y sigo creyendo que de tanto en cuanto debemos detener el paso y preguntarnos por el sentido que queremos darle a nuestra existencia. Por eso, hace ya un año opté por cambiar de vida. Abandoné las paredes de mi oficina para descubrir los sueños de aquellos que no tienen voz, y plasmar a través de mis libros, vídeos y fotografías las ilusiones de tan increíbles personas que la vida va poniendo en mis caminos.

Tal y como he venido realizando en los últimos meses por otros muchos rincones del planeta, y con un blog como perfecta ventana al mundo, proseguiré mi investigación acerca del modo en que el ser humano rescata las ambiciones y trabaja para alcanzar sus metas por Sudamérica, demostrando que la aventura de soñar no es sólo cosa de niños. Aportaré a través de mi proyecto un punto de vista aventurero, lleno de positividad, creatividad y sueños por cumplir.

¿Qué es si no una vida perdida aquella que no se basa en las fantasías, por inalcanzables que parezcan?

Terminando mi primer libro :)

IMG_8651

Terminando me hallo el primero de los libros de mi proyecto: La Vuelta al Mundo en 80 Sueños (VOL.I: el Sudeste Asiático). Ahora toca buscar editorial y proseguir camino. ¡Se aceptan propuestas!

PostData: (Gracias a María Benítez y Érick Alcántara por las fotografías)

DSC_0063

DSC_0082

IMG_8642 copy1

Entrevista Radio Internacional

Cuatro primeros meses de travesía

img_5710Inglaterra, Octubre. En el céntrico y precioso barrio de Chinatown img_0337Tailandia, Noviembre. Un monje duerme a plena luz del día en un templo de Chiang Maiimg_3891Laos, diciembre. “La Tranquilidad y la Libertad”, niños del río Mekongimg_5106Vietnam, diciembre. Una familia vietnamita cena en el mercado nocturno de Hanoiimg_6604Camboya, enero. Un grupo de niños pobres buscando comida entre la basura donde viven