Londres juega con pompas de jabón

img_6012
Foto: Luis Benítez (Londres, Inglaterra)

El mendigo que daba sushi a las palomas

img_5640
Fotos: Luis Benítez (Londres, Inglaterra)

Como oveja descarriada conocedora en demasía de su descarrilamiento antes incluso de empezar el tour, decido seguir mi instinto y abandonar, en mitad de la explicación de la batalla de Trafalgar, el discurso. Es entonces cuando mi mirada se cruza con la de un mendigo que, para sorpresa de mis sentidos, le está dando de comer sushi a la palomas. “Desconocía el gusto de las palomas londinenses por la comida asiática”, le dije para romper el hielo. Seguir leyendo “El mendigo que daba sushi a las palomas”

La Quintaesencia del Soñador

Entre tazas de cafés de media tarde y ventanas que lloran gotas de lluvia, entre taciturnos pensamientos y episodios oníricos, la vida te sorprende un martes cualquiera dándote una patada que te despierta, de radical manera, de esa realidad tan acelerada en la que con frecuencia vivimos, y te lleva de vuelta y a rastras a la sala de seguir soñando.

Seguir leyendo “La Quintaesencia del Soñador”

Que me quiten lo “viajao”

img_1266
Foto: Luis Benítez (Yosemite CA, Estados Unidos)

Y hoy, desde el aeropuerto de Estambul, y contemplando al fondo la silueta de un palacio vetusto, pongo punto y final a un capítulo, uno más, en las cartas de recuerdo de este incesante soñador viajero en el que pretendo seguir convirtiéndome. Cada vez me repito más a mí mismo y a los que se cruzan en mis días eso de que lo material no da la felicidad. Comprobada está su certeza, y no como resultado de muchas veces repetirlo, sino como razón y causa, pues aquello que me convence es lo que provoca la reiteración de esa tan dulce sensación. Seguir leyendo “Que me quiten lo “viajao””

Soñando con vivir

img_5559

¿Cómo puede un tumor volverte una persona más feliz? ¿Es posible que una enfermedad que te mata te enseñe a vivir? Pablo, un amigo que sueña, simple y llanamente, con vivir.

Seguir leyendo “Soñando con vivir”

Porto Pozzo: Imposible de olvidar

El mundo gira tan egoísta y yo tengo tanto que recuperar que lloro a escondidas por no molestar y sonrío para intentar disimular. Vivo en un planeta que no es el mío, contando los días que pasan echando en falta todo cuanto tenía: mi vida, mi gente, mi casa. Vi tanta injusticia a mi vera que porto la bandera del dolor más inhumano. Rezo por los que vi morir y por los que huyeron a mi lado, con pesadillas del ayer y del mañana sueños maltratados. Te lo dije. Soy igual que tú. ¿O no?

Cosas que aprendí mientras miraba a un gato

IMG_1336.jpg
Foto: Luis Benítez (Sassari, Italia)

Tal vez el título pierda un tanto el sentido cuando diga que los gatos me producen alergia. También muchos tipos de plantas y, cómo no, el polen y los ácaros del polvo. Esto quiere decir que la primavera siempre fue mi archienemiga, esa a la que me han presentado una y otra vez, y que a pesar de haber intentado bajar la mirada cuando con ella me cruzaba siempre me ha saludado regalándome estornudos. Este año he decidido dar un paso al frente y he venido a verla, y me he plantado en pleno mes de abril a trabajar al caluroso campo del norte de Cerdeña. Está lleno de animales que me producen picor, polvo que me hace estornudar y plantas que llenan de lágrimas mis ojos. Y aquí va la primera cosa que he aprendido: cuando algo produce tanto rechazo que provoca en una sensación desagradable, no conviene quedarse en la distancia, pues así es seguro que no cambiará. Acercarse, conocerlo, y sobre todo comprenderlo es vital, porque sólo así se abrazarán cosas que aunque aparentemente son nocivas pueden llegar a llenar mucho.

Sassari, Cerdeña. Italia, sol, campo, animales, tranquilidad, soledad y ausencia de relojes.

Ci Vediamo!

gsfsgdfg.jpg
Fotos: Luis Benítez (Sassari, Italia)

Parafraseando una mítica canción, “para empezar, diré que es el final”. Como con toda puerta que cerré en mi vida, me he dado la oportunidad de respirar nuevos aires. Decidí que las etapas también tienen final cuando éste es aparentemente duro de agarrar. Y es que lo fácil, a veces, caprichosamente se disfraza de difícil: difícil dejarlo todo y volver a empezar. Difícil es decir que no a la estabilidad. Difícil es dejar una ciudad, un país, un trabajo y mil amigos. Difícil es dejar de ver un salario a final de mes sin preocuparte de no saber cómo comerás mañana. Tonterías. Seguir leyendo “Ci Vediamo!”

Sobre cerrar capítulos…

img_1267
Foto: Luis Benítez (Maastricht, Holanda)

Cuando uno toma la decisión de finalizar una etapa entra en un momento en el que aprecia muchísimo más que antes aquellos pequeños detalles que tantas veces pasaron desapercibidos. El hecho de saber que las cosas son perecederas nos hace valorarlas mucho más. Es un tanto triste que para estimar las páginas de nuestra historia necesitemos darnos cuenta de que nada es perenne. Pero al fin y al cabo, podemos concluir que ese comportamiento va de la mano del hecho de ser personas. Esos procesos arraigados en la naturaleza del hombre exigen que de forma mandatoria terminen y cerremos etapas para empezar a extrañar, y así poder echar la vista atrás para hacer balance de las experiencias y aprender de todo lo acontecido.

Ha llegado el día en que he tomado la decisión de terminar un capítulo de mi vida. No sé si este escenario albergará futuros episodios, quién sabe; nunca me gustó cerrar puertas, y creo que no voy a empezar a hacerlo hoy. Pero sí es cierto que cuando uno da un paso no piensa precisamente en mirar atrás, pues esa duda nos haría tropezar, seguramente. Ahora sitúo mi mirada hacia delante porque la vida es corta y lo que toca, ahora y siempre, será vivirla.

Ésta es mi carta de despedida de Holanda, lugar que me vio crecer los últimos 5 años. Aún me quedan semanas para disfrutar de un país, una ciudad, unos compañeros y amigos que me han regalado mucho. Siempre lo valoré, no obstante, aunque ahora que se antoja el final, empiezo a cerrar hoy uno de los episodios más importantes de mi vida. Y lo hago lleno de satisfacción y agradecimiento a la vida y mis caminos recorridos, que espero sean infinitos.

Punto y aparte.

La eterna búsqueda del frío

fuego
Foto: Luis Benítez (Maastricht, Holanda)

Y aquí sentado, como un sosegado brío atrapado, me sitúo ante la realidad y le miro de frente sin saber bien qué decir. Sin conocer ni tan siquiera qué pensar. Hoy es uno de esos días grises que rompen de golpe y porrazo el soleado mes de septiembre. Corrijo: el extrañamente ardiente mes de septiembre que mantuvo el calor sin avisar.

Cuentan que hubo una vez un hombre que, en lugar de ansiar el calor, añoraba con toda su alma el frío. Y a ese hombre, la llegada de este otoño tardío le sentó como un respiro de aire fresco, tan necesario como le es una sonrisa a la felicidad, tan innato como se agradece la vida en cada despertar. Seguir leyendo “La eterna búsqueda del frío”